El gas natural y la ecología

¿Es el gas natural ecológico?

Aunque el gas natural se engloba dentro de las energías fósiles que se extraen del subsuelo y su consumo se realiza mediante combustión; tanto en su proceso de extracción, transporte y utilización, es un tipo de energía con menor impacto medioambiental que el resto de combustibles fósiles. Aún así, no se puede considerar que el gas natural sea ecológico, ni por supuesto una energía renovable, con su combustión también se genera CO2 (dióxido de carbono).

El gas natural se extrae del subsuelo, en conjunto con el petróleo. De hecho, ¿quién no recuerda la típica imagen de un pozo petrolífero con una llama eterna en su cúspide?

En el subsuelo, las bolsas que contienen el gas están por encima del crudo, con lo que para extraer el petróleo, hay que extraer el gas. En los antiguos yacimientos, que no contaban con sistemas de reinyección, el gas era considerado un subproducto de la extracción y se quemaba en antorcha. Con la tecnología actual, el aprovechamiento del gas es lo habitual, además de lo lógico.

 

¿Por qué el gas natural es más ecológico que el petróleo?

Para que sea apto para el consumo y al contrario que con los derivados del petróleo, el gas natural prácticamente no necesita proceso de transformación, siendo tan sólo necesario purificarlo. Ésto supone una ventaja respecto a los complejos y contaminantes procesos de purificación del crudo, en los cuales se generan efluentes, escorias y restos de metales pesados.

En la combustión del gas se generan bastantes menos residuos que en la del petróleo, motivo por el cual se ha planteado como una opción válida tanto para utilizarlo de combustible en vehículos públicos y privados. De la misma manera, es un combustible muy utilizado para generar electricidad en ciclo combinado o en cogeneración.

 

Emisiones de la combustión de gas natural

En la combustión del gas natural se producen gases contaminantes (dióxido de carbono, nitrógeno, azufre y metano), aunque en una proporción mucho menor (mucho,mucho menor, hasta 2500 veces menos emisiones) que en la combustión del carbón o del gas-oil.

 

Uso doméstico del gas natural

Los tiempos avanzan y el uso del gas en el hogar es un hecho, en principio implementado por comodidad. Con el aumento de la conciencia ecológica también hemos observado que quemar gas es mucho más ecológico que quemar madera, carbón o petróleo.

El gas natural es muy eficiente tanto en el uso doméstico como en el industrial/profesional. Presenta unas características similares, en cuanto a calorías que genera y residuos de combustión, que el propano y el butano; con la ventaja que al ser un gas que se distribuye mediante canalización, la comodidad para el usuario es mucho mayor.

En cuanto a precios respecto a sus “hermanos” gases, el gas natural sale un poco más caro cuando tenemos un consumo muy mínimo (por los costes de mantenimiento de la red de distribución), pero termina siendo más económico a la que el espacio de la vivienda es mayor o nuestro consumo es el de una familia. Cuando se trata de ahorrar en la economía doméstica, debemos tener claro qué tipo de consumo se realiza en nuestra casa y conforme a ésto, elegir qué tipo de tarifa de gas nos conviene: tarifa fija o tarifa variable.

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *